Destacado
Miedos infantiles: Evolución y consejos para ayudar a los niños
Comparte este artículo en
Artículo de Macarena Requena (Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta)

Todos los niños (y adultos) tienen miedo, pueden temer a la oscuridad, a los ruidos fuertes o a ser separados de sus padres, a lo largo de su desarrollo estos miedos cambiarán, superarán unos y aparecerán otros. El miedo es una reacción absolutamente normal y tiene un componente adaptativo muy importante que garantiza la supervivencia de la especie, los miedos están presentes en todas las culturas y se repiten en el tiempo, nuestros hijos temen a los 5 años a lo mismo que temían nuestros abuelos.

Otro tema son los miedos desadaptados o extremadamente intensos que conocemos como fobias o ansiedad, cuestiones de las que nos ocuparemos más adelante. Sentir miedo en un momento determinado no es más que un aviso de que esa situación no es segura y debemos alejarnos de esta (temer a un león no es una fobia ni un problema, se trata de un temor adaptado pues es un animal potencialmente peligroso).

El miedo es la reacción fisiológica, cognitiva y conductual producida por una situación que reconocemos como peligrosa, de esta manera nuestro cuerpo se prepara para reaccionar. Las reacciones fisiológicas que provoca el miedo son las más características, hablamos de taquicardia, tensión muscular, temblores, sudoración, palidez, sequedad de garganta y boca, sensación de náusea, urgencia de orinar y/o defecar, respiración rápida, dificultades para respirar… su manifestaciones dependerán de cada persona y la intensidad del temor. Las reacciones conductuales varían todavía mas y pueden ir desde una huida desesperada, gritos y agitación motriz a llantos y, por último, tenemos las manifestaciones cognitivo-subjetivas que son los pensamientos y sentimientos subjetivos internos, variables según las personas y las formas diferentes de valorar y percibir el miedo. Estos tres factores están relacionados e influyen unos en otros provocando la respuesta característica de cada individuo.

Miedos por edades: Cronología de los miedos infantiles

Conforme evoluciona la capacidad cognitiva de los niños lo hacen sus temores, podemos establecer una cronología de los miedos más comunes según la edad.

  • De 0 a 6 meses: Ruidos fuertes, perdida súbita de apoyo y soporte, son miedos con un alto valor adaptativo.
  • De 7 a 12 meses: A partir de esta edad los niños empiezan a experimentar miedo a los extraños, a que aparezcan objetos bruscamente y surge la ansiedad de separación de la figura de apego, circunstancia muy relacionada con establecimiento de la relación de apego. De pronto ya no se siente tan cómodo, como meses atrás, de pasar de “mano en mano”.
  • De 1 a 3 años: Se intensifica el miedo a la separación de los padres (este temor se mantendrá hasta pasados los 6 años e irá desapareciendo progresivamente) y el temor a los extraños. También surgen temores relacionados con los ruidos fuertes, animales o heridas.
  • De 3 a 6 años: Los miedos comienzan a evolucionar al mismo ritmo que lo hace su capacidad cognitiva, entrando en escena estímulos imaginarios: monstruos, fantasmas, oscuridad...Y se mantienen temores de etapas anteriores (extraños, ruidos, separación...)
  • De 6 a 12 años: Sus miedos son más realistas y va desapareciendo el miedo a seres imaginarios o fantásticos. Ahora tiene temores relacionados con el daño físico (accidentes) o los médicos (heridas, sangre, inyecciones). Comienzan a aparecer temores que tienen que ver con el aspecto social como son los relacionados con el fracaso escolar, con la crítica y miedos diversos en la relación con sus iguales (agresiones o amenazas).  El miedo a la separación o divorcio de los padres estará presente si el niño percibe hostilidad o inestabilidad entre los padres.
  • Preadolescencia de 11 a 13 años aproximadamente: Los principales temores estarán relacionados con el ámbito social apareciendo preocupaciones derivadas de la crítica, el fracaso o el rechazo por parte de sus iguales. Se reducen significativamente los miedos a animales y a estímulos concretos y aparecer los miedos relacionados con el cambio de su propia imagen que comienzan a experimentar.

Adolescencia a partir de los 13 años: Aunque se mantienen los temores de la etapa anterior y surgen con fuerza las preocupaciones relacionadas con las relaciones interpersonales, el rendimiento personal, los logros académicos, deportivos, de reconocimiento por parte de los otros...


Cuando los miedos son un problema

El hecho de que un niño de 4 años vea a un perro grande, con aspecto amenazador, ladrando y se abrace a nosotros o intente esconderse es una reacción natural ante una situación que percibe como amenazadora, sin embrago si resulta que hablamos de un perro pequeño con aspecto agradable o el niño ya conoce al animal, esta reacción no podemos considerarla “normal”, a menos que exista una experiencia previa que justifique su reacción, un ataque, por ejemplo.

Hablamos de fobia cuando la reacción es irracional, extrema e incontrolable. No es necesario que ese estímulo esté presente basta con imaginarlo o anticiparlo para provocarla. Las reacciones más comunes en las fobias son palpitaciones, temblores, sudoración, náuseas, vómitos y mareos, bloqueo del pensamiento, gritos o dolores de estómago o de cabeza.

Las fobias más comunes en los niños son fobias a estímulos concretos (serpientes, payasos, perros...), separación de los padres y social (más frecuente en los adolescentes). Suponen un problema cuando interfieren en la vida del niño o la familia, es decir, el hecho de que un niño reaccione desmesuradamente ante la presencia de una serpiente no supone un verdadero problema porque las posibilidades de que ocurra el encuentro son pocas, sin embargo, si lo que teme es separarse de sus padres si que es un verdadero problema para la familia.

La fobias forman parte de los problemas de ansiedad, la ansiedad a grandes rasgos es un temor excesivo provocado por circunstancias reales o imaginarias. Se trata de una preocupación que provoca una excesiva inquietud que altera el día a día de quien la padece. A diferencia de la fobia puede no estar relacionada con un estímulo concreto y el niño no es capaz de explicar que es lo que le preocupa realmente, algunos autores lo han denominado el “temor a sentir miedo”.


Recomendaciones para ayudar a los niños

  • Actuar con calma, no mostrar ante el niño preocupación.
  • Propiciar un clima de confianza y comprensión para que el niño se sienta escuchado y pueda manifestar su miedo sin sentirse avergonzado, cuestionado o reprendido.
  • Fomentar su autonomía, independencia y autoestima.
  •  Evitar la sobreprotección porque fomenta la dependencia.
  •  Enseñar habilidades en relajación y autocontrol.
  •  Usar el humor, transformando los estímulos que le asusten cosas graciosas, por ejemplo dibujando vampiros con colmillos sucios o monstruos que se hacen pipí en la cama.
  •  No forzar al niño a enfrentarse a las situaciones temidas, es más eficaz hacer aproximaciones sucesivas, avanzando poco a poco. Reforzando las conductas de valentía y no mostrando atención a las de miedo.
  • Evitar transmitirles nuestros temores personales.
Comparte este artículo en
Macarena Requena
Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta
Trabajo con familias y niños para superar dificultades y alcanzar sus metas.
Ver perfil completo
Miedos infantiles
Los miedos infantiles son muy comunes el problema surge cuando estos interfieren en la vida familiar. En esta colección ofrecemos una guía para conocer y abordar los miedos más comunes, un libro de cuentos para leer a los pequeños y un cuento para el niño con el que se sentirá identificado.
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Mantente informado de las noticias más destacadas del sector, los estudios y tendencias en la formación y la educación de niños y niñas directamente en tu correo electrónico.
* campo obligatorios
Recursos
En esta sección os ofrecemos una gran colección de actividades para hacer con los niños o proponérselas para que las hagan ellos solos. Incluimos actividades propuestas por nuestro equipo de profesionales como manualidades, juegos o recetas de cocina, entre otros, que serán muy útiles para estimular y divertir a los niños.
Nuestros expertos te ayudan
Ponemos a tu disposición nuestro equipo de psicopedagogos para que les hagas tus preguntas acerca de este y otros temas que te preocupen. ¡No lo dudes y haznos tus preguntas!
Últimas dudas resueltas
  • Usuario anónimo preguntó:

    Hola mi hijo de 5 años tiene miedo a la oscuridad, no quiere pasar la noche en su habitación ni andar por casa solo a menos que estén las luces encendidas. Nuestra casa no es grande, por lo que siempre nos escucha y si nos llama acudimos pero se niega a ir sin nosotros a habitaciones...

    Responde Equipo Psicopedagógico de El faro de tiza, Psicopedagogía, Psicología, Educación y Animación a la lectura :
    Hola, en principio es normal que un niño de la edad de tu hijo manifieste miedo a la oscuridad, alrededor de los 3 años la capacidad cognitiva...
    Leer respuesta completa
  • Usuario anónimo preguntó:

    Mi hija de 10 años es muy tímida, le cuesta mucho hacer amigos, ahora que llega el verano me da pena porque la única niña con la que juega es una niña de su cole y durante estos meses no se ven. ¿Cómo puedo ayudarla a hacer amigos?

    Responde Macarena Requena, Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta:
    Hola, con los datos que nos ofreces es un poco difícil darte unas orientaciones adecuadas, en muchas ocasiones confundimos timidez con otras dificultades...
    Leer respuesta completa
  • Ver más consultas
¡Haznos tus preguntas!
* Campo obligatorio
Últimos Recomendados
10 palabras clave en superdotados
10 palabras clave en superdotados
Editorial Verbo Divino
Libros urgentes en agapea.com
Premio Empresa Responsable con la Infancia 2017
Política de privacidad
Copyright © Agapea Factory S.A 2019