Artículo
Pesadillas y terrores nocturnos
Comparte este artículo en
Artículo de Macarena Requena (Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta)

Tanto las pesadillas como los terrores nocturnos forman parte de los trastornos del sueño, y suponen un problema frecuente en los niños, la mayoría atraviesa por algún período a lo largo de su desarrollo en el que es habitual la presencia de alteraciones del sueño. Normalmente no presentan alteraciones significativas y no es necesaria una intervención especifica, a menos, que el problema comience a afectar a la rutina familiar, en el autoestima del niño, o aparezcan problemas de ansiedad o irritabilidad.

Existen diferentes y variados trastornos del sueño, en este artículo nos centraremos en las pesadillas y los terrores nocturnos que forman parte de las parasonmias, y son considerados trastornos “benignos”. Aunque son episodios diferentes, suelen ser confundidos, razón por la que los presentamos juntos, para así poder diferenciarlos y actuar correctamente.

Pesadillas

Son uno de los trastornos más frecuentes que se presentan en la infancia, se trata de sueños angustiosos que aparecen en la mitad de la noche y están asociados al sueño REM, en la que el niño tiene un recuerdo más o menos nítido del episodio. A diferencia de los terrores nocturnos el niño recuerda el sueño con detalles y puede relatarlo, este episodio provoca una fuerte sensación de ansiedad, miedo o terror, los contenidos de los sueños son variados pero por lo general no hacen referencia a situaciones reales.

El episodio termina con el despertar del niño, que vuele a un estado de vigilia y con la sensación de miedo o ansiedad todavía presente.

Normalmente, las pesadillas empiezan alrededor de los dos años y son más comunes en niños de tres a seis años de edad. No tienen una causa concreta pero están relacionadas con situaciones de estrés y ansiedad de los niños. Normalmente estos episodios se superan con la edad y no necesitan ningún tipo de intervención psicológica. Sin embargo cuando se alargan en el tiempo pueden producir un cierto temor a dormir y se puede llegar a alterar el patrón de sueño y aparecer problemas relacionados como la somnolencia excesiva, irritabilidad o ansiedad

Cómo ayudar al niño con pesadillas

  • Acudir a su habitación y escucharle pero sin entrar ni indagar en detalles.
  • Tranquilizar al niño tras el episodio, hablarle con voz calmada y ofrecerle consuelo. Explicarle que ha sido una pesadilla y que ya ha pasado todo.
  • A la mañana siguiente se puede hablar del episodio en un ambiente relajado y permitir al niño que exponga sus miedos, dependiendo de su edad y carácter podemos usar este episodio y recrear la pesadilla pero con un final diferente o convertir a ese monstruo en un ser ridículo y torpe a través de dibujos.
  • Mantener la calma, no es bueno transmitir vuestra preocupación.
  • No es necesario llevarlo a nuestra cama ni dormir con ellos, basta con acompañarlos hasta vuelvan a dormirse.
  • Estar atentos a factores que han podido cambiar en su vida que pueden provocar las pesadillas, por ejemplo, la llegada de un hermano el inicio del colegio, problemas en el colegio… En estos casos es aconsejable hablar y tratar el problema emocional.

Los terrores nocturnos de los niños

Los terrores nocturnos son episodios que ocurren en la primera mitad de la noche y se caracterizan por un llanto brusco e inesperado, el niño se muestra agitado, grita, suda y se ve que está claramente angustiado. En los terrores nocturnos el niño no recuerda nada de lo que le ha causado ese malestar, a diferencia de las pesadillas, no suele despertarse fácilmente a pesar de los intentos de calmarle y cuando lo hace se muestra confuso, desorientado durante unos minutos y con una cierta sensación de temor pero no tan acusado como en el caso de las pesadillas.

Son menos frecuentes que las pesadillas, aunque son comunes en la población infantil, afectando a un 3 por ciento de los niños, normalmente entre los 4 y 12 años, se resuelven espontáneamente en adolescencia.

No existe una causa concreta que explique su aparición pero se apunta a que hechos traumáticos recientes (hospitalizaciones, separación de la madre, muerte ser querido, etc.) son factores de riesgo que pueden desencadenar y mantener los episodios, también tienen un componente hereditario (el 96% de los sujetos de un estudio con terrores nocturnos tenían familiares con el trastorno). Otros factores que puede desencadenar los terrores nocturnos pueden ser la fiebre, falta de sueño o medicamentos que actúen a nivel del sistema nervioso central.

Aunque tengan similitudes los terrores nocturnos y las pesadillas son episodios diferentes, mientras los terrones nocturnos ocurren a primera hora de la noche, durante estos el niño no recuerda que le ha provocado esa sensación y a pesar de la reacción intensa inicial después conciliará el sueño sin dificultad, las pesadillas ocurren en la segunda mitad de la noche y si existe un recuerdo del sueño que les angustia por lo que pueden resistirse a conciliar el sueño de nuevo. Diferenciarlos es importante porque debemos actuar de forma diferente en cada caso.

 

Cómo ayudar en los terrores nocturnos

  • Actuar con calma, durante estos episodios el niño no es está despierto por lo no podemos hacer gran cosa, lo más útil es vigilar que el niño no se lastime al hacer un movimiento brusco.
  • No hablarle ni intentar despertarle.
  • Al no existir recuerdo no debemos preguntarle que le ha pasado o qué estaba soñando, ni durante la noche ni al día siguiente, con esto solo conseguiremos confundirle más.
  • Indagar que sucesos han podido provocar estos episodios, como comentábamos anteriormente pueden ser desencadenados por diversas situaciones estresantes, abordarlas puede ayudar a reducir el problema.
  • En la mayoría de los casos desaparecen con el tiempo, sin embargo en el caso de que se alarguen en el tiempo o que su intensidad altere el día día del niño podéis consultar con el pediatra y este, si lo considera oportuno os recetará un tratamiento farmacológico
Comparte este artículo en
Macarena Requena
Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta
Trabajo con familias y niños para superar dificultades y alcanzar sus metas.
Ver perfil completo
Miedos infantiles
Los miedos infantiles son muy comunes el problema surge cuando estos interfieren en la vida familiar. En esta colección ofrecemos una guía para conocer y abordar los miedos más comunes, un libro de cuentos para leer a los pequeños y un cuento para el niño con el que se sentirá identificado.
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Mantente informado de las noticias más destacadas del sector, los estudios y tendencias en la formación y la educación de niños y niñas directamente en tu correo electrónico.
* campo obligatorios
Recursos
En esta sección os ofrecemos una gran colección de actividades para hacer con los niños o proponérselas para que las hagan ellos solos. Incluimos actividades propuestas por nuestro equipo de profesionales como manualidades, juegos o recetas de cocina, entre otros, que serán muy útiles para estimular y divertir a los niños.
Nuestros expertos te ayudan
Ponemos a tu disposición nuestro equipo de psicopedagogos para que les hagas tus preguntas acerca de este y otros temas que te preocupen. ¡No lo dudes y haznos tus preguntas!
Últimas dudas resueltas
  • Usuario anónimo preguntó:

    Hola mi hijo de 5 años tiene miedo a la oscuridad, no quiere pasar la noche en su habitación ni andar por casa solo a menos que estén las luces encendidas. Nuestra casa no es grande, por lo que siempre nos escucha y si nos llama acudimos pero se niega a ir sin nosotros a habitaciones...

    Responde Equipo Psicopedagógico de El faro de tiza, Psicopedagogía, Psicología, Educación y Animación a la lectura :
    Hola, en principio es normal que un niño de la edad de tu hijo manifieste miedo a la oscuridad, alrededor de los 3 años la capacidad cognitiva...
    Leer respuesta completa
  • Usuario anónimo preguntó:

    Mi hija de 10 años es muy tímida, le cuesta mucho hacer amigos, ahora que llega el verano me da pena porque la única niña con la que juega es una niña de su cole y durante estos meses no se ven. ¿Cómo puedo ayudarla a hacer amigos?

    Responde Macarena Requena, Psicóloga y Psicopedagoga, Atención a la diversidad y problemas de conducta:
    Hola, con los datos que nos ofreces es un poco difícil darte unas orientaciones adecuadas, en muchas ocasiones confundimos timidez con otras dificultades...
    Leer respuesta completa
  • Ver más consultas
¡Haznos tus preguntas!
* Campo obligatorio
Últimos Recomendados
Cálculo 1.
Cálculo 1.
ANAYA EDUCACIÓN
Qué pintan los niños
Qué pintan los niños
Ediciones Eneida
Libros urgentes en agapea.com
Premio Empresa Responsable con la Infancia 2017
Política de privacidad
Copyright © Agapea Factory S.A 2020